Login
Password
Sources on this Page

> Headlines by Category

 Home / Regional / Latin America / Argentina

You are using the plain HTML view, switch to advanced view for a more complete experience.

Argentina: ¿rumbo a un nuevo corralito?
x José Steinsleger :: Argentina, Argentina
Indeseado por el pueblo, apoyado por la gente, el régimen del presidente Mauricio Macri celebra su segundo aniversario
¿Cuáles son las claves para cerrar las brechas salariales?
Hace más de dos siglos, el gran explorador Alexander von Humboldt registró la belleza y las inmensas posibilidades de América Latina y el Caribe, pero también reconoció a la región como la tierra de las desigualdades ¿Podrían imaginar su reacción si hoy pudiese leer que esta parte del mundo logró reducir la desigualdad del ingreso, en contraste con el resto de las regiones? ¿Qué hizo que Latinoamérica pudiera crecer con inclusión en la década pasada? La respuesta parece sencilla: reducir la brecha en el ingreso laboral; pero el entramado es complejo. Esta reducción, que fue mayor en Sudamérica que en Centroamérica, no se debe a un factor exclusivo sino a un conjunto de causas. Estudiarlo no solo ayuda a entender qué ocurrió, por qué en ese momento y no en otro, sino que permite saber también cómo prepararse para las próximas décadas. Fue justo lo que se hizo en el estudio Desigualdad del ingreso en América Latina. Comprendiendo el pasado para preparar el futuro. Hablamos con Joana Silva, economista principal en la oficina del Economista Jefe para América Latina y el Caribe del Banco Mundial, y una de las autoras del informe, para ahondar sobre los principales hallazgos.  Pregunta: El informe concluye que la desigualdad salarial -es decir, la brecha de ingresos entre trabajadores- se redujo en América Latina en la primera década del siglo ¿Puede explicar el fenómeno? Respuesta: En efecto, prácticamente en todos los países de América Latina y el Caribe la desigualdad salarial disminuyó significativamente en el nuevo milenio. Esto contrasta fuertemente con el resto del mundo, donde la mayoría de los países ha tenido dificultades para reducirla. La magnitud de la reducción de la desigualdad en la región fue realmente sorprendente, si la medimos en términos de Gini Laboral (el índice de desigualdad de ingresos laborales). Para darle una idea: la desigualdad salarial se redujo en 6 puntos Gini en la región, lo cual es tanto como la diferencia de la desigualdad salarial entre Alemania y Argentina en la actualidad.   P: Como usted menciona, el estudio encuentra que la desigualdad salarial cayó ampliamente en la región latinoamericana, en contraste con el resto del mundo ¿Por qué? R: Según nuestra investigación, esto se debió principalmente a dos fuerzas: el crecimiento económico y la expansión educativa, que mejoró las habilidades de los trabajadores y, como consecuencia, sus salarios, pero disminuyo la diferencia de remuneración entre trabajadores de alto y bajo nivel educativo. Algo que merece destacarse es que la forma en que América Latina creció en la década de 2000 condujo a una menor brecha de salarios entre los trabajadores con habilidades similares, aunque empleados en diferentes empresas. Otros factores que contribuyeron fueron el aumento de los salarios mínimos y la reducción del número de trabajadores informales. P: Si la educación y factores externos impulsaron los salarios ¿Es sostenible este impulso en las circunstancias actuales? R: La desigualdad de ingresos continuará disminuyendo, pero a un ritmo más lento. Es probable que la educación continúe expandiéndose, reduciendo la desigualdad. Sin embargo, el menor crecimiento y su nuevo patrón están ralentizando la reducción de la desigualdad salarial. En el futuro, un mayor progreso requerirá trabajo adicional.   P: ¿Qué se necesita hacer para reducir aún más la desigualdad salarial en América Latina? R: Nuestro informe sugiere que para promover el crecimiento con equidad en esta era económica se necesita un enfoque de dos pilares. Estos son: • Impulsar el crecimiento de la productividad; no entorpecerla.  Por ejemplo, se puede estimular eliminando las políticas que intentan proteger a las empresas ineficientes (los subsidios a las empresas); reformando las políticas antimonopolio y de competencia. Tampoco se debe temer al cambio tecnológico. • Continuar expandiendo la cobertura y la calidad de la educación y la capacitación. Ejemplos de este tipo de políticas incluyen mejorar la calidad (no solo el acceso) a la educación de los niños de hogares desfavorecidos, mejorar las escuelas públicas a la que asisten los más pobres e invertir en las habilidades de la población en edad de trabajar.      
Growth and Equality: Latin America Shows You Can Have Both
Latin America and the Caribbean is the only region in the world where wages became more equal during the last century, showing that growth and equality are not mutually exclusive. This reduction was the main driver of the decline in household income inequality—even more important that the emergence of conditional cash transfer programs, the expansion of pension coverage, and changes in household demographics. This reduction, which was greater in South America than Central America, isn’t due to just one factor, but several combined. Studying these not only lets us understand what happened, but helps us continue the positive trend into the future. That is the goal of the new report Wage Inequality in Latin America: Understanding the Past to Prepare for the Future. One of its authors, Joana Silva, a Senior Economist at the Office of the Chief Economist for Latin America and the Caribbean of the World Bank, explains how it was possible. Q: The report finds that wage inequality -that is wage gaps across workers-  has shrunk in Latin America over the past 10+ years, why is that? A: In virtually every country in Latin America and the Caribbean, wage inequality fell significantly in the new millennium. This was in sharp contrast with the rest of the world, where most countries struggled with rising inequality. The magnitude of the reduction in wage inequality in the Latin America and the Caribbean was huge, as measured in labor Gini terms (the index of wage inequality). To give you an idea: wage inequality dropped by six Gini points in the region, which is as large as the difference in inequality between Germany and Argentina today.  For comparison, inequality in the US increased by the same magnitude between 1970 and 2004.  Q: This report also finds that wage inequality fell widely across the region as opposed to the rest of the world. Why? A: According to our findings, this was primarily due to two forces:  economic growth and educational expansion.   The way Latin America grew in the 2000s led to more equal wages among workers with similar skills working for different firms. But it wasn’t just growth that reduced inequality. The dramatic expansion in education across the region led to a smaller college premium, as bottlenecks in access were removed. Other secondary factors were rising minimum wages, reduction in the share of informal workers, and falling experience premiums, which had different degrees of impact across countries. Q: One of the factors cited as a driver of this is education, along with external factors such as the commodity boom, which boosted salaries. Is this sustainable under the current circumstances? A: Real exchange rate appreciation triggered by the commodity boom and other forces reduced wage inequality across firms for workers with similar skills, because (i) it favored non-tradable sectors (such as construction, transportation, tourism) where wage inequality across firms is lower and (ii) compressed wages in the tradable sector (such as agriculture or manufacturing) by limiting growth of high-paying exporting firms. Moving forward, education is likely to continue to expand, fueling further equalization. However, lower growth has already slowed down the reduction in wage inequality. Further progress will require additional efforts. Q: What needs to be done to further reduce wage inequality in LAC? A: The book’s framework suggests that to promote growth with equity in an era of depreciated real exchange rates a two-pronged approach is needed. First, avoid hindering productivity growth. Expanding more productive firms can be beneficial for long-run growth. This can be supported by removing policies that protect inefficient firms (e.g. corporate subsidies), and by reforming antitrust and competition policies.  In tandem with this, we should continue to expand coverage and quality of education and training. This means enhancing quality, not just access, to education for children from disadvantaged households, improving public school attended by the poor, and investing in skills of the working age population.      
Toward Universal Health Coverage and Equity in Latin America and the Caribbean : Evidence from Selected Countries
KEY FINDINGS: Programs to expand coverage occurred in the political context of redemocratization, reduced inequality, and stable economic growth;An additional 46 million people in nine countries have at least nominal guarantees of affordable health care;Most expansion of coverage was achieved through subsidization of those without capacity to pay;Nearly universal use of reproductive, maternal and child health services;Narrowing gap in health status and utilization of health services across socio-economic strata;Substantial socioeconomic inequalities remain, especially in access to preventive health services;Noncommunicable disease and associated risk factors have increased consistently among all socioeconomic groups, over time and across countries studied;Noncommunicable diseases account for most deaths in the region. Many of these deaths could be avoided through timely access to quality care;Quality of health services individuals receive depends much on where they fit in the social and/or economic order;Health reforms have placed more emphasis on the first level of care;Increase in public financing for health as a share of gross domestic product;Reductions in catastrophic expenditures and impoverishment, although millions of people still face health-related financial hardship;Expenditures on medicines remain a heavy burden on the poor;Best overall results have been seen in countries that increased public spending on health, covered their whole populations and integrated their health systems.  
Hacia la cobertura universal en salud y la equidad en América Latina y el Caribe. Evidencia de países seleccionados
PRINCIPALES CONCLUSIONES:Los programas para ampliar la cobertura tuvieron lugar en el contexto político de la redemocratización, la reducción de la desigualdad y el crecimiento económico estable.Otros 46 millones de personas en nueve países tienen al menos garantías nominales de atención de salud asequible.La mayor parte de la ampliación de la cobertura se logró con la asignación de subsidios a quienes no cuentan con los medios para pagar.Utilización casi universal de los servicios de salud reproductiva y maternoinfantil.Reducción de la brecha en el estado de salud y en la utilización de los servicios de salud en todos los estratos socioeconómicos.Persisten sustanciales desigualdades socioeconómicas, en especial en el acceso a los servicios de atención preventiva.Las enfermedades no transmisibles y los factores de riesgo asociados han aumentado de manera sistemática en todos los grupos socioeconómicos, a lo largo del tiempo y en todos los países estudiados.Las enfermedades no transmisibles son la causa de la mayor parte de las muertes en esta región. Muchas de estas defunciones podrían evitarse mediante el acceso oportuno a la atención de calidad. La calidad de los servicios de salud que reciben las personas depende mucho de dónde se ubican en el orden social o económico.Las reformas en el área de la salud han hecho más hincapié en el primer nivel de la atención.Ha habido un aumento del financiamiento público para la salud como proporción del producto interno bruto.Se han registrado reducciones de los gastos catastróficos y del empobrecimiento, aunque millones de personas todavía afrontan dificultades financieras relacionadas con la salud.Los gastos con los medicamentos siguen siendo una pesada carga para las personas pobres.Los mejores resultados generales se han registrado en los países que aumentaron el gasto público destinado a la salud, lograron la cobertura de toda su población e integraron sus sistemas de salud.
Usar los desastres para ganar mayor resiliencia
A un mes de la devastación que dejaron los huracanes Irma y María en el Caribe, afectando a millones de personas a su paso, a las pequeñas islas del Caribe no les queda otra opción que reconstruir mejor y de manera más resistente en respuesta a la cada vez más frecuente formación de estos fenómenos meteorológicos. La de 2017 ha sido una temporada particularmente activa, con un récord de diez tormentas consecutivas que alcanzaron la categoría de huracán. Cuando las delegaciones caribeñas se reunieron con sus socios internacionales durante las reuniones anuales del Grupo del Banco Mundial-FMI a principios de este mes, uno de los principales mensajes fue que desastres como estos pueden llegar a servir como un momento decisivo para construir con más resiliencia y planificación de cara a un futuro más sostenible. El primer ministro de Granada, Keith Mitchell, recordó como su país decidió reconstruir mejor luego del huracán Iván en 2004. “Cuando tengamos una crisis, no la desaprovechemos”, dijo. Cada año, los desastres naturales llevan a 26 millones de personas a la pobreza extrema en todo el mundo. Desde 1980, ocho países en el Caribe han afrontado algún evento catastrófico con un impacto económico mayor al 50 por ciento de su Producto Interno Bruto (PIB) anual. La principal diferencia para estas islas pequeñas es que todo el país puede verse impactado; aquí las tormentas afectan a cada uno de sus ciudadanos. Los primeros cálculos de daños tras el huracán Irma se estiman en 15 por ciento del PIB de Antigua y Barbuda. En Barbuda, más del 90 por ciento de la infraestructura resultó dañada y la mayor parte de la red eléctrica y de telecomunicaciones debe ser rehabilitada. En Dominica se está llevando a cabo la evaluación de los daños tras el huracán María, pero se estima que las pérdidas superarán los 1.000 millones de dólares, lo que equivaldría al 200 por ciento de su PIB. Entonces, ¿qué deberán hacer los pequeños estados insulares del Caribe para hacerse más resilientes y sostenibles luego de los recientes huracanes? El primer ministro de Dominica, Roosevelt Skerrit, compartió su visión de cómo su país puede convertirse en la primera nación resiliente ante el clima en el mundo:“No tenemos opción, tenemos que hacerlo, porque no podemos reubicar nuestra isla, está siempre estará en la zona de trayectoria de los huracanes”, dijo el primer ministro Skerrit.Un llamado en pos de soluciones innovadoras y de largo plazo A medida que Dominica y las demás islas establecen sus prioridades en torno a la reconstrucción de una resiliencia económica y social, desde el Banco Mundial se hizo un llamado a movilizar fuentes innovadoras de financiamiento de riesgo y a revisar la política en torno al financiamiento concesional para aquellos pequeños estados afectados por estas tormentas. El Banco está trabajando para dar un paquete financiero de 100 millones de dólares a Dominica, en tanto que para Antigua y Barbuda se están preparando proyectos urgentes de recuperación ante emergencias por 40 millones de dólares. La reconstrucción es una oportunidad para tener mejores infraestructuras, con edificaciones capaces de resistir vientos fuertes, así como caminos, puentes y redes eléctricas lo suficientemente sólidas para hacer frente a la siguiente tormenta. Y tras la devastación, se puede ayudar a la gente a superar el impacto a través de programas de dinero a cambio de trabajo o con redes de seguridad social y así devolverla poco a poco a la normalidad. Pero en el caso de las pequeñas economías caribeñas, ya agobiadas por una gran vulnerabilidad, bajo crecimiento y deuda elevada, es importante pensar en otras fuentes de financiamiento, incluidas herramientas innovadoras de financiamiento de riesgo para gestionar mejor los desafíos fiscales y contar con aportes del sector privado en la búsqueda de soluciones. A medida que los países insulares del Caribe se enfocan en reconstruir de forma más resistente, se vuelve también una oportunidad para convertirse en los nuevos referentes mundiales de la resiliencia y la adaptación al clima.
“El cambio climático requiere de un enfoque integral por parte de las ciudades argentinas”
En los últimos años, Argentina ha sido uno de los países de América Latina donde el cambio climático ha provocado mayor impacto. Este fenómeno genera una mayor cantidad de inundaciones, sequías, olas de calor más prolongadas e intensas, propagación de enfermedades, entre otros, que cuestan al país casi un punto del PBI, según estimaciones del Banco Mundial. Los desafíos del cambio climático y las nuevas herramientas para aumentar la resiliencia ante los eventos extremos fueron los ejes centrales de una capacitación organizada por el Banco Mundial, junto con el Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable y el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Hablamos con Carole Megevand, líder del programa del Banco Mundial para Desarrollo Sustentable en Argentina, Uruguay y Paraguay, quien compartió su experiencia sobre infraestructura y resiliencia. P: ¿Cuáles son los principales desafíos que enfrentan las ciudades argentinas respecto al cambio climático? CM: Argentina está dentro de las diez economías emergentes que son más vulnerables al cambio climático. A la vez, el país es uno de los más urbanizados del mundo: aproximadamente el 92% de los argentinos viven en ciudades. Es por este motivo que cada vez que un evento climático extremo impacta en las ciudades argentinas, la calidad de vida de alrededor de millones de personas se ve afectada. En particular, el área metropolitana de Buenos Aires ha sido muy afectada por los diferentes eventos climáticos críticos. Allí viven alrededor de 12 millones de personas, situación que la convierte en el mayor mercado consumidor del país, tanto por población como por nivel de ingresos. Las mejoras a los sistemas de drenaje de la Ciudad en las cuencas de los arroyos Cildáñez, Vega y Maldonado, que el Banco Mundial está facilitando con un préstamo de US$200 millones, son un ejemplo de las mejoras que se deben realizar en áreas críticas. Como resultado, 1,7 millones de personas tendrán un mejor acceso a sus lugares de trabajo, escuelas y servicios médicos, sin verse paralizados por las lluvias. Por otra parte, beneficiará a los 1,3 millones de vecinos que habitan el área de las tres cuencas. De esta manera, no solo se beneficia a los vecinos del área metropolitana sino también a la economía de todo el país. Obras en la Ciudad de Buenos Aires, dentro del Plan Director de Ordenamiento Hidráulico. P: ¿Cuáles son las regiones de Argentina más impactadas por los fenómenos del cambio climático? CM: Lo que hemos visto en los últimos años es que los eventos climáticos siguen aumentando en intensidad y frecuencia. El incremento del nivel de precipitaciones es una de las principales consecuencias del cambio climático en Argentina.  Históricamente, las regiones del noreste y centro y el área metropolitana de Buenos Aires han sido las más afectadas por las inundaciones. Sin embargo, en los últimos años estos eventos han aumentado en intensidad y han afectado gravemente áreas que tradicionalmente no se incluían como alta exposición en mapas de riesgo. En particular, el nivel medio de las aguas subterráneas de la Pampa argentina ha aumentado más de dos metros en los últimos 20 años. Este cambio limita la capacidad de los suelos a mitigar el aumento de las precipitaciones y a su vez afecta la producción, las exportaciones y el trabajo de toda la región. No se trata exclusivamente de un fenómeno circunscripto a las grandes ciudades del país, sino que es un tema que todos los gobiernos locales tienen que tomar en cuenta para su gestión municipal y su planificación. P: ¿Cuáles son algunos aspectos importantes a considerar para aumentar la resiliencia de las ciudades? CM: Las ciudades tienen una capacidad única para abordar los desafíos del cambio climático global. Las decisiones que los gobiernos locales tomen hoy son críticas y van a impactar en la prosperidad y calidad de vida de sus habitantes en el corto, mediano y largo plazo. Al mismo tiempo, estas disposiciones determinarán el alcance y el impacto del cambio climático, así como la posibilidad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Si no se comprende la urgencia de este desafío, todo el sistema urbano se encuentra en riesgo ante los eventos extremos. La urbanización es un fenómeno que va a seguir fortaleciéndose. Se estima que para 2050 el 95% de los argentinos vivirán en ciudades, por lo que si no se controla el modelo de crecimiento se aumenta la exposición y vulnerabilidad a desastres naturales. Las inversiones en infraestructura, vivienda y transporte requieren de un trabajo integral que pueda recoger, organizar y analizar datos con respecto a los efectos del cambio climático y la vulnerabilidad de las diferentes ciudades. Esta es la única forma de construir un futuro bajo en carbono y resiliente para las ciudades. Vale la pena también pensar en soluciones “naturales” que consideran parques y ecosistemas naturales para reducir los impactos de eventos extremos.  Pensar esas soluciones no solamente permite aumentar la resiliencia de las ciudades al frente del cambio climático, sino que también contribuye a reducir las emisiones de gases a efecto invernadero. P: ¿Cómo pueden los gobiernos locales trabajar de manera eficiente ante el cambio climático? CM: Las ciudades deben desarrollar planes integrales que tomen en cuenta los múltiples desafíos que se les presentan: tanto el cambio climático como la urbanización acelerada, el crecimiento de los asentamientos informales, entre otros. Esta planificación requiere de un desarrollo y financiación de infraestructura crítica que pueda hacer frente a los eventos extremos. El desarrollo de la resiliencia no solo requiere de decisiones por parte de quienes ocupan posiciones de autoridad formal, sino también demanda de una red sólida de relaciones institucionales y sociales que puedan proporcionar seguridad a la población vulnerable. La adaptación al cambio climático en las ciudades necesita de mecanismos de solución de problemas en un marco de colaboración y coordinación entre los diferentes sectores públicos, privados y de la sociedad civil. Por ejemplo, la ciudad de Buenos Aires cuenta con un Equipo Interministerial de diversas áreas de gobierno que llevan adelante acciones de mitigación y adaptación ante el cambio climático. Además, se creó el Foro de Lucha contra el Cambio Climático compuesto por parlamentarios, técnicos y Asociaciones y Organizaciones No Gubernamentales especializadas en la materia. P: ¿Cómo puede una ciudad mejorar la planificación teniendo en cuenta el cambio climático? CM: Es central que estos los gobiernos puedan contar con herramientas que los ayuden a desarrollar una planificación que sea baja en carbono y resiliente al cambio climático. El Banco Mundial diseñó una nueva herramienta que busca asistir a las ciudades en este desafío: “CURB”, Acción Climática para Sostenibilidad Urbana, que ayuda a las autoridades municipales a identificar, priorizar y planificar de manera más fácil iniciativas rentables y eficientes para reducir las emisiones de carbono. De esta manera es posible diseñar e implementar programas de crecimiento sostenible de acuerdo al contexto de cada una de las ciudades. Buenos Aires fue una de las primeras ciudades en el mundo en trabajar con estas nuevas herramientas, diseñando planes de acción para el clima existente en la ciudad y mejorando las simulaciones de escenarios al disponerse de datos de alta calidad. En los últimos meses se capacitó a nuevos especialistas de diferentes ciudades de Argentina, Chile, Paraguay, Uruguay y Brasil, para que luego puedan evaluar una variedad de inversiones inteligentes en energía, desechos sólidos, transporte y aguas residuales.  
“La transformación de la villa 31 es muy alentadora”
Buenos Aires, urbe de 3 millones de habitantes, está viviendo un proceso de cambio hacia una ciudad más integrada e innovadora. Uno de los ejes centrales de esta transformación es la urbanización de la histórica Villa 31 ubicada en la céntrica zona de Retiro de la capital argentina.Con el fin de convertirlo en un barrio más de la ciudad -el Barrio 31-, el Banco Mundial está apoyando el plan de mejora de la infraestructura, que incluye acceso a agua y saneamiento, drenaje de aguas pluviales, alumbrado público, calles pavimentadas y electricidad, así como la rehabilitación y la construcción de nuevas viviendas. El objetivo no es solo mejorar la calidad de vida de sus miles de habitantes, sino también lograr que el barrio sea un espacio que pueda ser disfrutado por otros vecinos de la ciudad. El especialista en desarrollo urbano del Banco Mundial Jon Kher Kaw visitó Buenos Aires para compartir su experiencia y aprovechó para conocer cómo está surgiendo el nuevo Barrio 31. P: ¿Qué destacás de tu visita al barrio 31? JKK: Lo que más me llamó la atención es el nivel de actividad en las calles y los esfuerzos de la ciudad en llevar centros comunitarios y seguridad a la zona. También vi cómo las intervenciones simples, como la pavimentación de calles y la provisión de iluminación, han comenzado a transformar el área. Esto es muy alentador. Sé que hay muchas obras planeadas para mejorar aún más las condiciones de vida en el Barrio. El gran desafío en el futuro es cómo el barrio puede integrarse con el tejido urbano de la ciudad existente. Eso significa hacer más accesible el barrio, vinculando mejor sus accesos peatonales y espacios públicos. P: ¿Cuáles son los desafíos que enfrenta la Ciudad de Buenos Aires? JKK: Al igual que muchas otras ciudades, la ciudad de Buenos Aires se enfrenta al desafío de generar las condiciones necesarias para promover una buena calidad de vida, servicios eficientes y para seguir siendo competitiva. Esto significa atender continuamente cuestiones vinculadas a la pobreza y al acceso a viviendas adecuadas, a garantizar una conectividad equitativa e inclusiva, y a facilitar la creación de empleos. Trabajar en estos desafíos es una señal de buena gobernanza urbana, liderazgo e inclusión que Buenos Aires puede continuar para lograr su visión hacia "la ciudad que queremos". P: ¿Por qué se habla de diseñar las ciudades con escala humana? JKK: Tener en mente la escala humana a la hora de planificar una ciudad significa ubicar a las personas como usuarios primarios de los espacios urbanos. Esto implica tener espacios públicos aptos, utilizables y bien diseñados, como espacios abiertos, parques, calles, avenidas, edificios públicos y mercados que facilitan el paseo peatonal, la seguridad, la accesibilidad y la movilidad no motorizada. Para lograrlo, el proceso de mejora de estos espacios debe ser participativo e inclusivo.  
Preparados, listos, ¡emprendan!
De lunes a viernes, Álvaro sale de su hogar en Buenos Aires y se dirige a su oficina en el centro de la ciudad. Desde allí realiza tareas de auditoría de impuestos para grandes empresas multinacionales. Sin embargo, los sábados a la mañana deja su papel de analista impositivo y, junto con sus amigos, participa en un programa que le brinda las herramientas necesarias para hacer realidad sus proyectos y empezar a transitar el camino emprendedor. Claro que Álvaro no es el único. Centenares de personas asisten a programas auspiciados por las autoridades de la ciudad para desarrollar sus capacidades y así incursionar en el sendero del emprendimiento. “Todos estos concursos y programas se realizan porque creemos en el talento emprendedor e innovador como motor de desarrollo económico con impacto social y en las políticas públicas que estimulen, ayuden y sostengan estas iniciativas dentro de un ecosistema dinámico”, destaca Santiago Sena, director general de Emprendedores del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Argentina, y Latinoamérica en general, tiene una gran experiencia en el desarrollo de emprendimientos exitosos. Mercado Libre, Globant, Despegar y OLX son ideas argentinas que hoy superan los 1.000 millones de dólares de cotización de mercado. En la región también se destacan B2W, Totvs, Kio Networks, Crystal Lagoons y Softtek, empresas también caracterizadas por su huella internacional. Para que estos nuevos "unicornios" florezcan, es necesario tomar una serie de medidas que promuevan su gestación. Formar redes de emprendedores, facilitar el acceso al financiamiento y auspiciar el desarrollo de nuevas capacidades son centrales para este proceso.Talento de exportación América Latina y el Caribe se han convertido en un semillero de nuevas empresas lideradas por jóvenes, y es ya la segunda región más emprendedora del mundo. De hecho, cuatro de cada diez jóvenes latinoamericanos manifiestan ganas de emprender, pero no todos se animan a dar ese primer paso. En el panel "Invirtiendo en los empleos del futuro", organizado por el Banco Mundial en Argentina, expertos como Ariel Arrieta, Silvia Torres Carbonel y Alex Oxenford destacaron el papel de los emprendedores para el futuro de la región. Torres Carbonel remarcó que son ellos los creadores de los empleos del futuro: "Hace 10 años había empleos que no existían y fueron creados por emprendedores, quienes aprovecharon tecnologías disruptivas traducidas en impacto". En el estudio del Banco Mundial "Cambio tecnológico y el mercado de trabajo en Argentina y Uruguay. Un análisis desde el enfoque de tareas" se señalan los beneficios y consecuencias del cambio tecnológico y se aconseja instrumentar mecanismos que permitan el fortalecimiento del sistema de formación continua. Programas y actividades integrales que promuevan la capacitación en nuevas actividades son vitales para el desarrollo de los nuevos trabajos que se requieren. A su vez, el emprendimiento puede convertirse en una salida para quienes más problemas económicos padecen. Según Santiago Sena, uno de cada seis emprendedores en Buenos Aires recorre este camino no por oportunidad sino por necesidad. De acuerdo con Global Entrepreneurship Monitor (GEM), en Argentina un 36% de los emprendedores jóvenes (de 18 a 29 años) inician sus emprendimientos por necesidad, superando al promedio regional (un 26%) y al de la OCDE (un 16%). Para estos casos, resulta central la inclusión de los sectores en situación de vulnerabilidad a través del desarrollo de las capacidades para emprender y el fortalecimiento de las habilidades laborales.Impacto en la sociedad Los emprendedores desempeñan un papel crucial en la transformación de sus sociedades. Gracias a ellos, nuevos empleos y negocios son creados, la tecnología y los servicios básicos mejoran y se plantean nuevas maneras de ver el mundo para impulsar la prosperidad compartida. Estos puntos son fundamentales en América Latina, donde las empresas de menos de cinco empleados representan más del 80% del empleo y constituyen más del 90% del total de sociedades comerciales. Natalia Romero y su emprendimiento Puro Fieltro son ejemplo de impacto. "Actualmente estamos fabricando fieltro industrial de lana de oveja. Activamos una fábrica que se encontraba sin funcionamiento, esto representó un desafío muy grande para nosotros", cuenta orgullosa. En la medida en que existen relaciones causales entre el emprendimiento y el crecimiento de la productividad y los puestos de trabajo, las políticas públicas deben abocarse a mejorar los incentivos para futuros emprendimientos y a patrocinar el surgimiento de ideas. Así, por ejemplo, Puro Fieltro recibió consultorías, apoyo de mentores y capacitaciones en sostenibilidad por parte del Gobierno de la ciudad y ahora se prepara para el próximo desafío: convertirse en exportadores. Es importante remarcar también que América Latina aún tiene pendientes por resolver muchas situaciones de desigualdad. Según un informe de la OCDE, CEPAL y CAF, más de dos tercios de los jóvenes latinoamericanos no están suficientemente calificados, sin educación superior universitaria o técnica superior, lo que plantea un reto para el crecimiento de la región y de los emprendimientos que se desarrollan en la misma. Aunque se han hecho grandes avances, Latinoamérica tiene varios pendientes en su agenda de reformas para mejorar el clima de negocios. Por ejemplo, se requieren 63 días para registrar una propiedad en la región, mientras que, en las economías de ingreso alto de la OCDE, el promedio es de 22,5 días, de acuerdo con el informe Doing Business 2018. Las políticas de emprendimiento pueden convertirse un apoyo activo para aquellos que afrontan mayores barreras en términos de calificación y formación académica. Este panorama también representa una gran oportunidad para que emprendedores con conciencia social contribuyan al desarrollo de la sociedad con soluciones innovadoras. Optimizar el marco normativo de los países, promover las oportunidades de capacitación y aprendizaje y mejorar el acceso al capital son aspectos centrales para que los emprendedores se preparen para el futuro y hagan sus sueños realidad.
Post Selected Items to:

Showing 10 items of about 19000

home  •   advertising  •   terms of service  •   privacy  •   about us  •   contact us  •   press release design by Popshop •   © 1999-2017 NewsKnowledge