Login
Password
Sources on this Page

> Headlines by Category

 Home / Regional / Latin America / Colombia

You are using the plain HTML view, switch to advanced view for a more complete experience.

Toward Universal Health Coverage and Equity in Latin America and the Caribbean : Evidence from Selected Countries
KEY FINDINGS: Programs to expand coverage occurred in the political context of redemocratization, reduced inequality, and stable economic growth;An additional 46 million people in nine countries have at least nominal guarantees of affordable health care;Most expansion of coverage was achieved through subsidization of those without capacity to pay;Nearly universal use of reproductive, maternal and child health services;Narrowing gap in health status and utilization of health services across socio-economic strata;Substantial socioeconomic inequalities remain, especially in access to preventive health services;Noncommunicable disease and associated risk factors have increased consistently among all socioeconomic groups, over time and across countries studied;Noncommunicable diseases account for most deaths in the region. Many of these deaths could be avoided through timely access to quality care;Quality of health services individuals receive depends much on where they fit in the social and/or economic order;Health reforms have placed more emphasis on the first level of care;Increase in public financing for health as a share of gross domestic product;Reductions in catastrophic expenditures and impoverishment, although millions of people still face health-related financial hardship;Expenditures on medicines remain a heavy burden on the poor;Best overall results have been seen in countries that increased public spending on health, covered their whole populations and integrated their health systems.  
Hacia la cobertura universal en salud y la equidad en América Latina y el Caribe. Evidencia de países seleccionados
PRINCIPALES CONCLUSIONES:Los programas para ampliar la cobertura tuvieron lugar en el contexto político de la redemocratización, la reducción de la desigualdad y el crecimiento económico estable.Otros 46 millones de personas en nueve países tienen al menos garantías nominales de atención de salud asequible.La mayor parte de la ampliación de la cobertura se logró con la asignación de subsidios a quienes no cuentan con los medios para pagar.Utilización casi universal de los servicios de salud reproductiva y maternoinfantil.Reducción de la brecha en el estado de salud y en la utilización de los servicios de salud en todos los estratos socioeconómicos.Persisten sustanciales desigualdades socioeconómicas, en especial en el acceso a los servicios de atención preventiva.Las enfermedades no transmisibles y los factores de riesgo asociados han aumentado de manera sistemática en todos los grupos socioeconómicos, a lo largo del tiempo y en todos los países estudiados.Las enfermedades no transmisibles son la causa de la mayor parte de las muertes en esta región. Muchas de estas defunciones podrían evitarse mediante el acceso oportuno a la atención de calidad. La calidad de los servicios de salud que reciben las personas depende mucho de dónde se ubican en el orden social o económico.Las reformas en el área de la salud han hecho más hincapié en el primer nivel de la atención.Ha habido un aumento del financiamiento público para la salud como proporción del producto interno bruto.Se han registrado reducciones de los gastos catastróficos y del empobrecimiento, aunque millones de personas todavía afrontan dificultades financieras relacionadas con la salud.Los gastos con los medicamentos siguen siendo una pesada carga para las personas pobres.Los mejores resultados generales se han registrado en los países que aumentaron el gasto público destinado a la salud, lograron la cobertura de toda su población e integraron sus sistemas de salud.
Sharing Innovation in Colombia: An Inclusive Approach to Innovation and Competitiveness
Challenge By 2009, Colombia had experienced a decade of strong, sustained growth, but total factor productivity remained relatively low. The government recognized that to transform short-term achievements into sustainable long-term growth, the country had to develop a new productive economic model, leveraging technology and innovation. At that time, the development of scientific skills was limited, and the country had an inadequate stock of advanced human capital. Publicly financed research had little economic relevance and limited international linkages. Similarly, only weak links connected key science, technology, and innovation (STI) stakeholders, such as local researchers, the Colombian diaspora, the private sector, and knowledge institutions. Firms had low capacity to develop commercially oriented innovations into new products and services. Public access to STI content and information was relatively low, and awareness of public incentives for STI investment was limited. Citizens from rural areas, indigenous populations, and youth had limited engagement with the STI system. Approach The Strengthening the National System of Science, Technology and Innovation Project linked key actors in the STI sector, including many not previously engaged in innovation. Activities to strengthen and expand the STI system included institutionalization of collaboration on innovation programs between Colciencias  (the Colombian Administrative Department responsible for STI), providing training and technical support, and regional governments, overseeing local implementation. Activities to foster human capital took several routes, linking (i) PhD graduates to firms through research-based internships; (ii) domestic academics to the diaspora scientific community through grants for international collaboration; and (iii) students from preschool to secondary school to the scientific community through inquiry-based learning activities. Grants financing innovation in the private sector supported collaboration between firms and universities. Social appropriation grants promoted collaboration between Columbia’s citizens, especially vulnerable groups, and its scientific community on concrete solutions bringing science, technology, and innovation to bear on local challenges. Results The Strengthening the National System of Science, Technology and Innovation Project realized several key outcomes: · Beneficiaries developed 168 innovations projects between 2010 and 2015. Many of these innovations had a high social and environmental impact, and their development involved groups that rarely access STI activities, such as indigenous communities, children, and adolescents. Examples include the creation of a new magnetic fiber (in process of patenting), new systems of compressed air to improve energy efficiency, a new voice therapy instrument to rehabilitate people with disabilities, new processes for consultation with indigenous communities, and a new low-cost system for water purification. · Six months after program completion, 46 percent of beneficiary PhDs were employed by the same firms at which they had developed their research under the research-based internship program. · One and a half million children and adolescents from throughout the country participated in STI activities at school between 2010 and 2015. In 2014 and 2015, the most talented students participated in 10 international fairs on technology and innovation and won international prizes of up to US$ 100,000 to develop their innovations projects. An econometric analysis suggests that learning outcomes in mathematics and Spanish over the period 2009 to 2013 improved faster in participating schools as compared with nonparticipating schools. · Thus far, more than 25,000 people have participated in the project-financed contest A Ciencia Cierta, which mobilizes civil society to develop innovative solutions to local problems with support from others organizations in the national STI system. · Firms receiving grants and technical support to develop specific innovations registered an increase of 113 percent in their budget allocations for STI investment as compared with preprogram levels. Bank Group Contribution The World Bank, through the International Bank for Reconstruction and Development (IBRD), provided a US$ 25 million loan to finance Colombia’s Strengthening the National System of Science, Technology and Innovation Project.  Partners In 2010, the Inter-American Development Bank (IDB) approved an independent but complementary project, also titled Strengthening the National System of Science, Technology and Innovation Project. Activities financed by both IBRD and IDB were organized around the same development objectives and the same project components. Implementation guidelines for the two independent projects were collected in a single operations manual and the projects shared a single coordination team. Beneficiaries The students at the Manuel Agustin school in Choco, one of the poorest departments in the country, benefited from project-financed activities supporting the development of their science and innovation skills. They used this opportunity to design a low-cost prototype to filter rainwater at the school, and by participating in the project-financed contest A Ciencia Cierta they won 80 million Colombian pesos to develop their concept. Before developing these filters, children at the school did not have access to free drinkable water. Students from the poorest households, who could not afford to buy drinkable water, had to ask other students for it or go without. These students, in addition to solving their most immediate need of free drinkable water, benefited from the project through concrete experience of how research-based thinking can develop innovations that improve lives. Moving Forward The new government program Colombia Cientifica, in preparation for financing under a new IBRD operation, will provide continuity on this project’s human-capital dimensions. The pilot investments that have proven most successful will continue or scale up using domestic resources. For those pilots for which financial resources for continuation or scale up cannot be leveraged, Colciencias will support strategic spin-off initiatives with narrower focuses, the added value of which has been confirmed by the pilot experience. Learn More “Strengthening the National System of Science, Technology and Innovation” Project (2010-2015) Project Appraisal Document Implementation Completion and Results Report
Pasar un día sin tecnología en Latinoamérica
Esta es una escena imaginaria pero que puede resultarle muy familiar. La alarma del celular suena y lo despierta a las 7 am. A las 8, junto con su desayuno, llega un mensaje de texto que le recuerda tomar su medicamento y, más tarde, recibe otro que le avisa que tiene que ahorrar cierta cantidad de dinero. Pide un taxi con una app, y en el trayecto revisa sus correos. En su hora de almuerzo, pide comida con otra app y así sucesivamente durante el resto del día. Imagine ahora una jornada sin tecnología. Ya sea para un análisis en tiempo real de los altibajos de la bolsa o las mediciones de diversos sensores colocados a lo largo de una hectárea de cultivos, la tecnología ha llegado para colaborar con nuestras vidas y se ha convertido en la nueva aliada de la lucha contra la pobreza y a favor del desarrollo. Internet, los teléfonos celulares y, en general, las tecnologías digitales se están expandiendo rápidamente en el mundo en desarrollo. De acuerdo con datos del Banco Mundial, más del 40% de la población mundial tiene acceso a Internet y, a la vez, en casi siete de cada 10 hogares ubicados en el 20% de los países más pobres hay un teléfono celular. Es más probable que los hogares más pobres tengan acceso a la telefonía celular que a un inodoro o a agua potable. Y América Latina no es ajena a esta tendencia. De acuerdo con el informe 'Maximizing Mobile for Development' (i), ya en 2012, el 98% de la población tenía recepción de señal de celulares, y el 84% de los hogares estaban subscritos a algún servicio de telefonía móvil. Esto no solo trae más comodidad y conectividad, sino que además influye en el desarrollo humano. "La telefonía, por ejemplo, puede ayudar a agendar citas médicas y mantener recordatorios, lo cual puede aumentar la asistencia a los centros de salud e influir en la calidad de vida de las personas. Para la educación financiera, los mensajes de celular también son muy útiles, por ejemplo, para promover el ahorro en hogares pobres", comenta Renos Vakis, economista del Banco Mundial. Revisemos tres ejemplos de cómo va avanzando la tecnología para el desarrollo de la región:1. Perú y Brasil: Innovación para la agricultura En todo el mundo, los productos de calidad son la base de una buena alimentación y cuidar los cultivos es el primer paso. A través de modernos sensores que miden la humedad y la temperatura y drones que supervisan las hectáreas cultivadas, la aplicación QuinuaApp, prototipo diseñado para móviles, tabletas y computadores personales, permitirá al productor determinar información clave, como la presencia de plagas, el grado de estrés hídrico del cultivo, estrés causado por salinidad, y otras variables que podrían disminuir o reducir el rendimiento de las plantas cultivadas. La aplicación está respaldada por una red de estaciones de monitoreo ambiental que brindan información relacionada a la temperatura, la velocidad del viento, la lluvia y la radiación solar. Y aunque los prototipos de medición se siguen investigando y desarrollando con un solo cultivo, la quinua, toda la información estará disponible al alcance de su mano, mediante la plataforma web o el aplicativo móvil. La aplicación QuinuaApp fue desarrollada con recursos otorgados a través del Programa Nacional de Innovación Agraria, cofinanciado por el Banco Mundial. El programa inició sus operaciones en enero de 2017. Se espera que, en un futuro, la herramienta permita la toma de decisiones de manera oportuna en cualquier tipo de cultivo y que genere una nueva fuente de oportunidades de negocio para la agricultura de los países de la región. "A mis 75 años, me emociono cuando veo todos estos avances tecnológicos, la vida de los productores cambiaría muchísimo, ya no sembraríamos al azar, sabríamos cuándo regar, cuándo abonar y en qué momento controlar las plagas antes que afecten nuestros cultivos", comenta Carmen Rosa Valle Arroyo, productora de quinua del distrito peruano de Orcotuna, en Junín, y representante de la Asociación de Productores Heroínas de Toledo. Tanto en Perú como en Brasil, y en varios otros países del mundo, la agricultura es uno de los pilares de la economía. En el gigante sudamericano, el 87% de las granjas son pequeñas y administradas por una familia, pero generan el 40% del todo el PIB agropecuario. Como parte de los sistemas que se ofrecen para modernizar la tecnología agrícola, la empresa Bauer Aerosystems, produce drones que permiten la aplicación precisa de fertilizantes y pesticidas en zonas donde no es posible el uso de un tractor. En Santa Catarina, por ejemplo, y gracias al programa de inclusión digital rural promovido por Santa Catarina Rural, los agricultores pueden disfrutar de una señal WiFi de buena calidad, pero, sobre todo, del acceso a información de calidad acerca del clima y de nuevas tecnologías, que les permite mejorar el desempeño de sus cultivos.2. Ecuador: Mensajes de texto para promover la buena nutrición En Ecuador, las tasas de desnutrición de los niños entre los 0 y 5 años en 2012 eran comparables a la de varios países de África subsahariana, como Botsuana y Sudáfrica, ambos con un 23%. Dentro de Ecuador, Chimborazo se mostraba como la provincia con el peor desempeño en desnutrición infantil: el 49% de los niños menores de cinco años presentaban retrasos en el crecimiento. El problema partía de las condiciones económicas, la falta de ingresos y el poco acceso a baños para lavarse las manos e incluso a agua potable. Sin embargo, un factor muy importante era la falta de información acerca de cuándo incorporar alimentos sólidos en la dieta de los más pequeños y qué nutrientes necesitaban para su crecimiento. Como parte de la solución, a través de una encuesta especializada se estableció una base de información de padres y madres de familia y se enviaron más de 100.000 mensajes de texto personalizados (SMS) que brindaban recordatorios e información clave sobre el crecimiento y la alimentación de sus pequeños, además de consejos acerca de una buena nutrición. El contenido de los mensajes de texto variaba en torno a cinco temas: (1) alentar a los padres o cuidadores a llevar a sus niños al centro de salud local para sus controles regulares, (2) brindar información sobre cuándo iniciar la alimentación complementaria y cómo incrementar la diversidad en la dieta de sus hijos, (3) motivar a alimentar a sus niños con micronutrientes, específicamente con un suplemento de hierro local llamado Chis Paz, (4) alentar a hervir el agua para tomar o asegurarse de que el agua consumida por sus niños sea potable y a lavarse las manos con regularidad, así como mejorar la higiene en la preparación de alimentos y (5) recordatorios y refuerzos sobre los temas anteriores y su importancia. Adicionalmente, los padres o cuidadores con niños menores de seis meses recibieron mensajes de texto sobre las bondades de la lactancia materna exclusiva. Los mensajes de texto, junto con la información del álbum “Mis primeros cinco años”, contribuyeron a que más de 10.000 familias siguieran de cerca el desarrollo de sus hijos, a través del monitoreo de metas sencillas y de fácil comprensión sobre el desarrollo en la primera infancia. Estos mensajes tuvieron impactos importantes y estadísticamente significativos para la salud y nutrición. Al analizar 9 enfermedades potenciales, se observó que los niños cuyos padres participaron del programa de mensajería de texto eran 9,3% menos propensos a experimentar dichas enfermedades. "El principal problema era la baja capacidad para transmitir un mensaje claro y sencillo sobre los factores que inciden en la desnutrición crónica. Una de las actividades más importantes fue la del registro familiar basado en la afectividad. De este modo se elevó el conocimiento de los padres sobre el crecimiento de sus hijos", explicó Nelson Gutiérrez, especialista sénior en Protección Social del Banco Mundial. De acuerdo con el Consenso de Copenhague de 2012, por cada dólar invertido en nutrición durante los primeros 1.000 días se obtienen 30 dólares en beneficios ligados a la educación y la salud.3. México: Satélites que miden la pobreza En asociación con el Banco Mundial, la compañía Orbital Insight trabaja para medir las tasas de pobreza y crecimiento económico. Con imágenes satelitales y encuestas se puede tener una mejor idea de cuantas personas viven por debajo de la línea de pobreza en México. Si bien las imágenes satelitales producen resultados menos precisos que las encuestas de hogares, la frecuencia de este tipo de información puede ser mayor, frente a las encuestas que se producen cada cinco años. Esta información es clave para la toma de decisiones en inversiones y la creación de políticas públicas para el desarrollo. En Perú, Bolivia, Centroamérica y Brasil, los datos, imágenes e información de satélites también han ayudado a prevenir desastres, medir la contaminación del agua o monitorear el nivel del mar.
Usar los desastres para ganar mayor resiliencia
A un mes de la devastación que dejaron los huracanes Irma y María en el Caribe, afectando a millones de personas a su paso, a las pequeñas islas del Caribe no les queda otra opción que reconstruir mejor y de manera más resistente en respuesta a la cada vez más frecuente formación de estos fenómenos meteorológicos. La de 2017 ha sido una temporada particularmente activa, con un récord de diez tormentas consecutivas que alcanzaron la categoría de huracán. Cuando las delegaciones caribeñas se reunieron con sus socios internacionales durante las reuniones anuales del Grupo del Banco Mundial-FMI a principios de este mes, uno de los principales mensajes fue que desastres como estos pueden llegar a servir como un momento decisivo para construir con más resiliencia y planificación de cara a un futuro más sostenible. El primer ministro de Granada, Keith Mitchell, recordó como su país decidió reconstruir mejor luego del huracán Iván en 2004. “Cuando tengamos una crisis, no la desaprovechemos”, dijo. Cada año, los desastres naturales llevan a 26 millones de personas a la pobreza extrema en todo el mundo. Desde 1980, ocho países en el Caribe han afrontado algún evento catastrófico con un impacto económico mayor al 50 por ciento de su Producto Interno Bruto (PIB) anual. La principal diferencia para estas islas pequeñas es que todo el país puede verse impactado; aquí las tormentas afectan a cada uno de sus ciudadanos. Los primeros cálculos de daños tras el huracán Irma se estiman en 15 por ciento del PIB de Antigua y Barbuda. En Barbuda, más del 90 por ciento de la infraestructura resultó dañada y la mayor parte de la red eléctrica y de telecomunicaciones debe ser rehabilitada. En Dominica se está llevando a cabo la evaluación de los daños tras el huracán María, pero se estima que las pérdidas superarán los 1.000 millones de dólares, lo que equivaldría al 200 por ciento de su PIB. Entonces, ¿qué deberán hacer los pequeños estados insulares del Caribe para hacerse más resilientes y sostenibles luego de los recientes huracanes? El primer ministro de Dominica, Roosevelt Skerrit, compartió su visión de cómo su país puede convertirse en la primera nación resiliente ante el clima en el mundo:“No tenemos opción, tenemos que hacerlo, porque no podemos reubicar nuestra isla, está siempre estará en la zona de trayectoria de los huracanes”, dijo el primer ministro Skerrit.Un llamado en pos de soluciones innovadoras y de largo plazo A medida que Dominica y las demás islas establecen sus prioridades en torno a la reconstrucción de una resiliencia económica y social, desde el Banco Mundial se hizo un llamado a movilizar fuentes innovadoras de financiamiento de riesgo y a revisar la política en torno al financiamiento concesional para aquellos pequeños estados afectados por estas tormentas. El Banco está trabajando para dar un paquete financiero de 100 millones de dólares a Dominica, en tanto que para Antigua y Barbuda se están preparando proyectos urgentes de recuperación ante emergencias por 40 millones de dólares. La reconstrucción es una oportunidad para tener mejores infraestructuras, con edificaciones capaces de resistir vientos fuertes, así como caminos, puentes y redes eléctricas lo suficientemente sólidas para hacer frente a la siguiente tormenta. Y tras la devastación, se puede ayudar a la gente a superar el impacto a través de programas de dinero a cambio de trabajo o con redes de seguridad social y así devolverla poco a poco a la normalidad. Pero en el caso de las pequeñas economías caribeñas, ya agobiadas por una gran vulnerabilidad, bajo crecimiento y deuda elevada, es importante pensar en otras fuentes de financiamiento, incluidas herramientas innovadoras de financiamiento de riesgo para gestionar mejor los desafíos fiscales y contar con aportes del sector privado en la búsqueda de soluciones. A medida que los países insulares del Caribe se enfocan en reconstruir de forma más resistente, se vuelve también una oportunidad para convertirse en los nuevos referentes mundiales de la resiliencia y la adaptación al clima.
¿Cuáles son las claves para cerrar las brechas salariales?
Hace más de dos siglos, el gran explorador Alexander von Humboldt registró la belleza y las inmensas posibilidades de América Latina y el Caribe, pero también reconoció a la región como la tierra de las desigualdades ¿Podrían imaginar su reacción si hoy pudiese leer que esta parte del mundo logró reducir la desigualdad del ingreso, en contraste con el resto de las regiones? ¿Qué hizo que Latinoamérica pudiera crecer con inclusión en la década pasada? La respuesta parece sencilla: reducir la brecha en el ingreso laboral; pero el entramado es complejo. Esta reducción, que fue mayor en Sudamérica que en Centroamérica, no se debe a un factor exclusivo sino a un conjunto de causas. Estudiarlo no solo ayuda a entender qué ocurrió, por qué en ese momento y no en otro, sino que permite saber también cómo prepararse para las próximas décadas. Fue justo lo que se hizo en el estudio Desigualdad del ingreso en América Latina. Comprendiendo el pasado para preparar el futuro. Hablamos con Joana Silva, economista principal en la oficina del Economista Jefe para América Latina y el Caribe del Banco Mundial, y una de las autoras del informe, para ahondar sobre los principales hallazgos.  Pregunta: El informe concluye que la desigualdad salarial -es decir, la brecha de ingresos entre trabajadores- se redujo en América Latina en la primera década del siglo ¿Puede explicar el fenómeno? Respuesta: En efecto, prácticamente en todos los países de América Latina y el Caribe la desigualdad salarial disminuyó significativamente en el nuevo milenio. Esto contrasta fuertemente con el resto del mundo, donde la mayoría de los países ha tenido dificultades para reducirla. La magnitud de la reducción de la desigualdad en la región fue realmente sorprendente, si la medimos en términos de Gini Laboral (el índice de desigualdad de ingresos laborales). Para darle una idea: la desigualdad salarial se redujo en 6 puntos Gini en la región, lo cual es tanto como la diferencia de la desigualdad salarial entre Alemania y Argentina en la actualidad.   P: Como usted menciona, el estudio encuentra que la desigualdad salarial cayó ampliamente en la región latinoamericana, en contraste con el resto del mundo ¿Por qué? R: Según nuestra investigación, esto se debió principalmente a dos fuerzas: el crecimiento económico y la expansión educativa, que mejoró las habilidades de los trabajadores y, como consecuencia, sus salarios, pero disminuyo la diferencia de remuneración entre trabajadores de alto y bajo nivel educativo. Algo que merece destacarse es que la forma en que América Latina creció en la década de 2000 condujo a una menor brecha de salarios entre los trabajadores con habilidades similares, aunque empleados en diferentes empresas. Otros factores que contribuyeron fueron el aumento de los salarios mínimos y la reducción del número de trabajadores informales. P: Si la educación y factores externos impulsaron los salarios ¿Es sostenible este impulso en las circunstancias actuales? R: La desigualdad de ingresos continuará disminuyendo, pero a un ritmo más lento. Es probable que la educación continúe expandiéndose, reduciendo la desigualdad. Sin embargo, el menor crecimiento y su nuevo patrón están ralentizando la reducción de la desigualdad salarial. En el futuro, un mayor progreso requerirá trabajo adicional.   P: ¿Qué se necesita hacer para reducir aún más la desigualdad salarial en América Latina? R: Nuestro informe sugiere que para promover el crecimiento con equidad en esta era económica se necesita un enfoque de dos pilares. Estos son: • Impulsar el crecimiento de la productividad; no entorpecerla.  Por ejemplo, se puede estimular eliminando las políticas que intentan proteger a las empresas ineficientes (los subsidios a las empresas); reformando las políticas antimonopolio y de competencia. Tampoco se debe temer al cambio tecnológico. • Continuar expandiendo la cobertura y la calidad de la educación y la capacitación. Ejemplos de este tipo de políticas incluyen mejorar la calidad (no solo el acceso) a la educación de los niños de hogares desfavorecidos, mejorar las escuelas públicas a la que asisten los más pobres e invertir en las habilidades de la población en edad de trabajar.      
Post Selected Items to:

Showing 10 items of about 5800

home  •   advertising  •   terms of service  •   privacy  •   about us  •   contact us  •   press release design by Popshop •   © 1999-2017 NewsKnowledge