Login
Password
Sources on this Page

> Headlines by Category

 Home / Regional / Latin America / Argentina

You are using the plain HTML view, switch to advanced view for a more complete experience.

Cómo estará el clima este sábado en la ciudad

Los datos oficiales fueron brindados por el Servicio Meteorológico Nacional.

Desalmada: madre cumplía el rol de proxeneta prostituyendo a su hija de 15 años
Tengo un hijo y necesito plata porque nadie me da trabajo", contó. Ofrece servicios sexuales desde los 14. Su mamá quedó detenida.
Argentina profundiza la integración global como clave para su desarrollo
La ciudad de Buenos Aires se convirtió en el hub global de comercio a principios de diciembre de 2017. Con más de 160 ministros de comercio exterior reunidos en la ciudad para la 11° Cumbre Ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC), el debate de cómo integrar Argentina en el panorama del comercio global tomó un rol central en la agenda. Después de más de una década con un economía particularmente cerrada al comercio exterior, es un momento histórico para que el país reposicione su nueva imagen como un jugador comercial clave a nivel mundial. En este contexto se presentó en BuenosAires un nuevo informe elaborado por Banco Mundial a pedido del Ministerio de Producción de la Nación que identifica oportunidades de crecimiento inclusivo para la Argentina a través de la integración en la economía mundial. El informe “Fortaleciendo la integración de la Argentina en la Economía Global: Propuestas de política para comercio, inversión y competencia” detalla a profundidad el estado actual del comercio exterior, la inversión extranjera y la competencia; analiza los avances logrados hasta ahora con algunas políticas de apertura comercial; y propone reformas para impulsar el crecimiento y la productividad, creando al mismo tiempo mayor bienestar para los consumidores y oportunidades de mejores empleo.  “Aún en esta turbulencia que estamos viviendo, existe una oportunidad para poder incorporarse inteligentemente al mundo”,opinó el Ministro de Producción, Francisco Cabrera, en la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC), donde unas 200 personas participaron del debate entre funcionarios de gobierno, representantes de la OMC, y el sector privado. Cabrera resaltó el trabajo conjunto del Ministerio con el Banco Mundial, a la vez que valoró el informe como “un ancla analítica para entender dónde estamos parados y así poder tomar decisiones”. Según el informe, se calcula que la eliminación de los derechos de exportación incrementaría el PIB en por lo menos 1 por ciento, en relación a proyecciones económicas al 2020. Además, se estima que un tratado de libre comercio entre Mercosur y la Unión Europea aumentaría las exportaciones argentinas a Europa en un 80%, en relación a proyecciones económicas al 2030. “Estamos convencidos de que para derrotar a la pobreza, Argentina necesita una profunda transformación productiva para llegar a ser un país desarrollado”, resaltó Miguel Braun, Secretario de Comercio de la Nación. El informe señala que los flujos comerciales han caído casi a la mitad durante la última década. Mientras los países a nivel mundial participan en promedio en 14 acuerdos de libre comercio, Argentina solo ha suscrito uno. El país tampoco recibe mucha inversión extranjera directa (IED). El valor de los flujos de IED solamente alcanzó 2 por ciento del PIB entre 2000 y 2015, por debajo del promedio de la región (3,6). “Si una economía se mantiene cerrada al mundo, no logra una modernización, no logra los empleos de calidad que quiere y no logra los ingresos que necesita para erradicar la pobreza”, justificó Anabel González, Directora senior del área de Comercio y Competitividad del Banco Mundial. Para asegurar un buen funcionamiento de los mercados domésticos, en beneficio de las poblaciones más vulnerables, el informe destaca la relevancia de complementar la apertura comercial con una política de competencia. Un caso llamativo en Argentina es que no se logran precios competitivos en los productos básicos, por ejemplo, entre 2010 y 2015, los alimentos fueron en promedio un 13% más altos en Buenos Aires que en otras capitales del mundo. “Es claro que para mejorar los precios de los alimentos en Argentina, hay que cambiar las políticas de competencia”, opinó Robert Koopman, Economista Jefe de la OMC. Además, advirtió que los análisis que hizo el Banco, usando sus modelos y técnicas de simulación, deben tomarse como modelos y no como proyecciones. “Es muy importante que cuando lo miren no tomen los resultados como una predicción, sino como una contribución que ayuda a la formación de políticas”, analizó. Por último, el Director Gerente de Growth Dialogue, Danny Leipziger, sostuvo que el trabajo del Banco Mundial “tiene un punto clave y es que las acciones de apertura en regulación para mejorar la competitividad tienen que ser coordinadas. El objetivo es hacer las reformas en conjunto; en otros países hay éxito con este método”, dijo. Entre las medidas para avanzar en el camino de la integración, el informe propone secuenciar y coordinar reformas concretas dentro de las áreas de comercio, inversión y competencia. “Se necesitará que las instituciones coordinen e interactúen entre sí para que las iniciativas de reforma no solo sean concurrentes sino también coherentes e integrales desde el punto de vista del diseño”, señala el informe.
Macri no entregará durante febrero remedios contra el HIV
Se dejará de proveer durante un mes tres drogas desarrolladas por laboratorios internacionales.
Argentina - Northwestern Road Development Corridor Project
WASHINGTON, December 14, 2017 - The World Bank’s Board of Executive Directors today approved the following project:Argentina - Northwestern Road Development Corridor Project IBRD Loan: $300.0 million equivalentTerms: Maturity = 31.5 years, Grace = 7 yearsProject ID: P163115 Project Description: The objective of the project is to improve connectivity and road safety along targeted road sections of the Northwestern Corridor and to support corridor development in the Northwest of Argentina.  
Infraestructura, datos e intercambio, una combinación que salva vidas
¿Cuándo fue la última vez que saliste de tu casa y viste un accidente vial? Probablemente no hace mucho, ya que en América Latina movilizarse puede ser muchas veces una actividad de alto riesgo. Los datos estadísticos lo certifican: según la Organización Panamericana de la Salud, durante 2016 la cantidad de fallecidos por siniestros viales en toda Latinoamérica fue de 154.089 personas. La situación de aquellos entre 15 y 44 años es aún más desoladora; para este grupo, los accidentes de tráfico se han convertido en la principal causa de muerte. En Colombia, cada día muere un promedio de 19 personas debido a accidentes viales, contabilizando un total de 6.806 durante 2016; mientras en Perú 2.696 personas perdieron la vida en el mismo año. Dado el riesgo que supone para la salud pública, el tema de la seguridad vial se ha incluido en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y se espera reducir a la mitad el número de muertes y lesiones causadas por accidentes de tráfico en el mundo para 2030. Un problema común en toda la región es el marcado aumento de la motorización, en particular en lo que respecta a motocicletas. Por ejemplo, en Argentina el número de estos vehículos se incrementó un 28% en los últimos cuatro años. El informe Benchmarking de la seguridad vial en América Latina revela la complejidad de este problema. Según expertos del Foro Internacional de Transporte, la cantidad de colisiones y víctimas varía en gran medida según la función de la vía de tránsito, las velocidades de manejo, los volúmenes de tránsito, la combinación de usuarios, y también según la calidad de la seguridad de la carretera en función de su diseño, mantenimiento y gestión. Este panorama preocupante requiere de múltiples esfuerzos que involucran una combinación específica de infraestructura, conocimientos técnicos, información y capacidad institucional.Datos para entender la realidad argentina ¿Cómo abordar el tema de la seguridad vial de forma exitosa en un territorio tan extenso como el argentino? Las problemáticas viales necesitan de datos certeros para ser solucionadas, y para esto se debe poder conocer tanto la realidad del microcentro porteño y de la de las rutas que conectan el sur patagónico. Estos esfuerzos fueron institucionalizados en 2008 con la creación de la Agencia de Seguridad Vial como entidad federal descentralizada. Este trabajo se vio apoyado en 2010 por el Banco Mundial con el objetivo de reducir el número y la severidad de los siniestros viales en las rutas argentinas. Uno de los aspectos centrales en los que Argentina avanzó durante este periodo fue la creación del Observatorio Vial dentro de la mencionada agencia, a fin de concentrar los datos de carreteras de todo el territorio argentino. Gracias al trabajo de este observatorio, se desarrollan numerosos informes observacionales, socioculturales y de caso que permiten entender mejor la realidad de esta área. Por ejemplo, se conoce que para nueve de cada diez argentinos la seguridad vial es un tema preocupante aunque sólo el 40% de los autos circula con todos sus ocupantes usando cinturón de seguridad. El Observatorio Vial permite también la homogeneización de conceptos en todo el territorio argentino, lo que permite comparaciones en la nación y también con otros países. De esta forma, se da a las cifras la publicidad y legitimidad que no tenían antes. Las nuevas bases de datos y los estudios disponibles no hacen más que presionar por el cumplimiento de las leyes. “El problema no es la falta de leyes y regulaciones. La mayoría de los países de la región cuentan ya con un marco normativo integral al respecto. El problema es hacer cumplir esas normas. Cuando una ley no se cumple, bien sea porque no se sanciona al infractor o porque no se hace cumplir la sanción, se crea una sensación generalizada de impunidad que lleva a un mayor incumplimiento de la norma”, destaca Verónica Raffo, especialista de Transporte del Banco Mundial.Infraestructura para mejorar la red uruguaya De acuerdo con la Unidad Uruguaya de Seguridad Vial, en 2016, el número de siniestros de tránsito cayó un 8,7% hasta los 21.243 incidentes. Este descenso también tuvo efectos en la cantidad de víctimas mortales: un total de 446 uruguayos perdieron la vida, un 11,8% menos que el año anterior. Estas estadísticas son particularmente significativas ante el gran aumento de la cantidad de vehículos registrados, que en sólo 6 años aumentó un 45%. El mencionado informe del Foro Internacional de Transporte destaca a Uruguay, junto con Cuba y México, dado que estos países cuentan con estrategias a largo plazo, complementadas por planes de acción con tiempos más acotados. “Esto es el reflejo una política sostenida y articuladora donde simbióticamente convergen elementos como la política de control de drogas en la conducción, el intenso trabajo a nivel del sistema educativo para el cambio de conductas inadecuadas en el tránsito, campañas de comunicación específicas y una permanente abogacía con los cuerpos de control de tránsito para apoyar el cumplimiento de su función. La seguridad vial es una trama compleja donde la articulación de todos sus elementos entrega la llave de resultados a largo plazo. La clave es la permanencia en los esfuerzos y permanente enfoque con políticas sostenibles a largo plazo”, destaca Fernando Longo, director de la Unidad Nacional de Seguridad Vial (Unasev) Uruguay trabaja desde 2012 en un programa de rehabilitación y mantenimiento de la red vial nacional. En los próximos tres años, Uruguay rehabilitará 890 kilómetros de carreteras nacionales, en tanto que 260 kilómetros incorporarán mejoras para reducir los accidentes de tránsito. Esto se suma a los más de 500 kilómetros de carreteras ya rehabilitados en los últimos cinco años, con el apoyo del Banco Mundial.
Un parque único que protege la salud de la comunidad
“Elige un trabajo que ames y no tendrás que trabajar ni un solo día de tu vida”. Esta frase se le atribuye comúnmente al filósofo chino Confucio, fundador de un movimiento filosófico que perdura hasta nuestros días. Afortunadamente, Verónica Iraola no se inquieta ante esta reflexión. Durante los últimos cinco años, ella ha trabajado en el primer proyecto de limpieza de restos de uranio en Argentina. Este hito ambiental tiene lugar en la ciudad de Malargüe (en la provincia de Mendoza, a seis horas al sur de la capital provincial), desde donde se vislumbra la inmensidad de la cordillera de los Andes. Aquí tuvo lugar la primera restauración ambiental de la minería de uranio en América Latina que permitió transformar restos contaminantes en un parque abierto a la comunidad. Claro que esta historia no comienza hace cinco años, sino que acompaña a esta localidad de 28 mil habitantes desde 1954. Entre ese año y 1986, en el ex Complejo Fabril Malargüe (CFM) se procesó mineral de uranio proveniente de las Minas Huemul y Sierra Pintada de la provincia de Mendoza. Esta fue la primera planta de estas características en Argentina y produjo 752 toneladas de uranio, materia prima para el combustible usado en los reactores de potencia y para investigación. Como resultado de esta explotación, se produjeron las denominadas colas de mineral, un conjunto de desechos de procesos mineros de la concentración de minerales. Tras el cierre del complejo fabril en 1986, 710.000 toneladas de estos residuos habían quedado expuestas al aire libre, lo que representaba una amenaza para la salud de los pobladores por la posible contaminación del aire, agua y suelo.Hito ambiental para los vecinos Gracias al trabajo de Verónica y de sus compañeros, se concretó la primera obra de remediación de los pasivos de la minería de uranio poniendo fin a esta amenaza medioambiental. Gracias al trabajo de la Comisión Argentina de Energía Atómica (CNEA) y con el apoyo del Banco Mundial, fue posible generar un ejemplo exitoso y sin precedentes de desarrollo sostenible, incluyendo los componentes sociales, económicos y de respeto con el medio ambiente. La remediación del sitio se realizó a través de un proceso llamado encapsulado, que permite la neutralización y compactación de las colas del mineral, además de que las recubre con materiales naturales del lugar. Esta obra de ingeniería garantiza la sequedad, estanqueidad y resistencia estructural a largo plazo. “Este proyecto es pionero, son pocos los gobiernos en el mundo que invierten en la recuperación de pasivos ambientales de la minería y más en la de uranio. Esta obra se llevó a cabo de acuerdo a las mejores prácticas internacionales, y esta experiencia sirvió además para fortalecer capacidades nacionales y locales”, opina Ruth Tiffer-Sotomayor, especialista ambiental del Banco Mundial. Esta obra no solamente protege a los vecinos de cualquier posible contaminación del aire, agua y suelo, sino que también les brinda un nuevo lugar de esparcimiento donde habrá actividades ambientales, deportivas y de ocio. El nuevo parque “El Mirador”, con su bicisenda, sendero aeróbico, playón deportivo de usos múltiples y anfiteatro, se integra armónicamente al paisaje que limita marcado por la cordillera de los Andes. Estos esfuerzos se ven complementados por un activo programa de monitoreo ambiental, que permite el análisis continuo de datos para evaluar parámetros radiológicos ambientales y ocupacionales. De esta manera, cubriendo un área de 2.500 km2, se chequean rutinariamente las condiciones radiológicas ambientales en los alrededores del sitio para llevar seguridad a los vecinos.Desafío para América Latina El trabajo de restauración minera realizado en Argentina representa un hecho esperanzador para Latinoamérica, ya que es la primera obra de remediación ambiental de la minería de uranio en la región. América Latina y el Caribe cuenta con abundantes recursos naturales mineros, pero esto no necesariamente se ha traducido en desarrollo económico ni se ha visto acompañado por una gestión ambiental adecuada. Según señala la CEPAL, la región cuenta con el 20% de las reservas de petróleo del planeta y con partes importante de las reservas mineras a nivel global. Por ejemplo, en estos países se encuentra el 65% de las reservas mundiales de litio, un mineral esencial para las baterías eléctricas. El desafío es doble: posibilitar el desarrollo económico gracias a la existencia de estos abundantes recursos a la vez que se mejora la capacidad de gestión ambiental de los países. Según los expertos, se debe formular un enfoque metodológico integral que incluya evaluaciones ambientales, sociales, legales e institucionales, así como auditorías ambientales específicas y constantes. Para esto, el acceso a buenas prácticas internacionales es vital para construir a partir del conocimiento ya generado. Otro punto crítico pasa por mejorar la coordinación institucional entre los organismos especializados y los gobiernos locales y provinciales, posibilitando la participación de los actores y vecinos que más conocen las problemáticas locales. Las consultas públicas son un componente clave de esta política, ya que posibilita que la toma de decisiones cuente con la participación de todos los interesados, contribuyendo en conjunto a los diversos aspectos del programa. El desarrollo de opciones técnicas, ambientales y sociales para la remediación de otros espacios en los que se realizaron actividades similares de extracción de uranio marca el camino para el abordaje de esta problemática.
¿Es posible lograr la movilidad sostenible global?
Para el 2030, el Banco Mundial estima que el 60% de la población del planeta vivirá en las ciudades. Esto no solo implica más demanda de viviendas, sino también un incremento del parque automotor en sus calles. En el caso de América Latina, ya ocho de cada 10 de sus habitantes viven en ciudades. Según datos del Observatorio Iberoamericano de Seguridad Vial (OISEVI), en la región existen, en promedio, 230 vehículos por cada 1.000 habitantes -cifra que crece año a año-, mientras que en países como Argentina, Brasil o República Dominicana se superan los 300 vehículos por cada 1.000 habitantes. Estos datos representan uno de los más importantes desafíos para el medio ambiente y para las sociedades. La cuestión que surge es ¿Cómo hacer para que las personas y los bienes se transporten de forma sostenible? El transporte sostenible en las ciudades implica buscar soluciones relacionadas a mejorar las redes del transporte público, promover el uso de la bicicleta e incluso caminar; es decir, trasladarse de una forma que tenga un impacto menos negativo en el medio ambiente. En resumen, dejar en casa el automóvil y moverse en medios más “ecoamigables”. Esto suena lógico, pero en Latinoamérica existe otro problema: son justamente los más pobres los que no tienen auto y contaminan menos, pero a la vez, al vivir en la periferia, tienen mayores necesidades de un transporte rápido, seguro y económico para ir a trabajar o a estudiar.¿Cuánto hemos avanzado en el camino de la movilidad sostenible? De acuerdo al último reporte del Banco Mundial Global Mobility Report (Informe sobre la movilidad mundial), (i), no hemos logrado movernos en la dirección correcta. La demanda de transporte aún se cubre sin tomar en cuenta las necesidades de las generaciones futuras. El informe explica que conquistar la movilidad sostenible implica alcanzar cuatro objetivos de forma simultánea: acceso universal, eficiencia, seguridad y la movilidad ecológica. Para lograrlo, todos debemos involucrarnos. Los costos que conlleva el aumento del transporte como actualmente lo concebimos son muy altos en términos de exclusión social, accidentes, ineficiencia y contaminación. El concepto actual de movilidad contribuye a la desigualdad en el acceso a oportunidades sociales y económicas, causa muertes por accidentes de tráfico y promueve el alto consumo de combustibles fósiles, que a su vez dañan el medio ambiente debido a las grandes cantidades de emisiones de CO2. Por ejemplo, todos los años mueren casi 1,3 millones de personas en las carreteras del mundo y decenas de millones resultan gravemente heridas. Los accidentes de tránsito son la principal causa de muerte entre los jóvenes de entre 15 y 29 años. Además, el sector transporte emite el 23% de todos los gases de efecto invernadero relacionados con la energía, y las emisiones de dióxido de carbono que genera podrían aumentar un 40 % para 2040. Modificar estas cifras es clave para lograr los objetivos de Desarrollo Sostenible para el 2030, y para asegurar no solo el transporte sostenible, sino una mejora en la calidad de vida de millones de personas, permitiendo que cada vez más adultos y niños accedan a servicios de salud, educación y empleo, en la región y en el mundo. La iniciativa Movilidad Sostenible para Todos, (SuM4All) del Banco Mundial trabaja con diversas organizaciones y expertos mundiales en pro de transformar y mejorar el sector de transporte y la movilidad sostenible globalmente.Los retos de América Latina América Latina ha realizado fuertes inversiones en sistemas de autobuses de tránsito rápido con muy buenos resultados. Por ejemplo, el Transmilenio de Bogotá, Colombia, cuenta con 138 estaciones y 84 kilómetros de líneas segregadas para buses y, a diario, transporta a más de 2 millones de pasajeros. Y en Lima, Perú, el Metropolitano es el primer sistema de la región que opera con gas natural vehicular, colaborando aún más con el medioambiente. Este sistema comenzó a funcionar en el 2010 y permitió la destrucción de 790 autobuses viejos y contaminantes, lo que equivale a la reducción de 26,500 toneladas de gases de efecto invernadero. Los sistemas teleféricos también han resultado muy exitosos para llegar a lugares de difícil acceso de forma más rápida. Por ejemplo, El Metrocable de Medellín, Colombia y el Teleférico de la Paz. Bolivia. El siguiente paso sería buscar soluciones para integrar todos los sistemas de transporte (buses, metro, teleférico, etc). Ejemplos como el Bilhete Unico en Sao Paulo, la tarjeta SUBE de Buenos Aires y la Tarjeta CDMX en Ciudad de México son claras pruebas de que facilitar la movilidad de los ciudadanos es posible. De otro lado, eventos como la Conferencia Hábitat III celebrada en Quito, Ecuador, permiten ampliar la discusión sobre la movilidad sostenible en el país y en América Latina. Sin embargo, la tecnología está jugando un papel clave en el futuro de la movilidad sostenible en América Latina. El uso compartido de vehículos propios o taxis (car pooling) es cada vez más común a través de apps. Algunas ciudades incluso ofrecen servicios de bicicletas compartidas (bike sharing) con los cuales se pueden alquilar bicicletas por ciertos periodos de tiempo para movilizarse dentro de la ciudad. Aun así, el automóvil aún resulta un concepto masivo cuando se piensa en movilidad. En el Perú, por ejemplo, de acuerdo a cifras del Instituto Nacional de Estadística e Informática, más de 2 millones de autos circulan en el país, pero más de la mitad están en Lima, una ciudad que ya alberga a más del 30% de la población. Esto hace que la capital peruana sea reconocida por Waze, una app de tráfico, como una de las peores ciudades de América Latina para conducir. Reorganizar y mejorar el tráfico de la ciudad es clave para lograr una movilidad eficiente y sostenible para todos los peruanos, pero también para crear nuevas oportunidades de empleo. Por ejemplo, la integración de la futura línea 2 de metro con la red existente permitirá que la gente pierda menos tiempo viajando y tenga más tiempo para trabajar.
Perspectivas económicas mundiales: América Latina y el Caribe
Tendencia de crecimiento general, pero ¿por cuánto tiempo? Hechos recientes: Según estimaciones, América Latina y el Caribe creció un 0,9 por ciento en 2017, después de dos años de contracción. El crecimiento de Brasil, más sólido de lo previsto, se vio contrarrestado por la recesión de la República Bolivariana de Venezuela, que fue más profunda de lo que se había pensado. El consumo privado fue el principal factor que contribuyó a la actividad económica de la región, mientras que la reducción de las inversiones restó fuerza al crecimiento por cuarto año consecutivo. Se estima que Brasil creció un 1 por ciento después de una pronunciada recesión de dos años, principalmente por la recuperación del consumo privado. El comercio minorista y la producción industrial han repuntado en el país, a pesar de una contracción del sector de la construcción, al tiempo que la confianza de los consumidores se ha mantenido estable y las condiciones del mercado laboral han mejorado. Argentina se recuperó de la recesión y creció a una tasa estimada en un 2,7 por ciento, impulsada por una sólida recuperación de la inversión y un aumento del consumo privado. En varios países exportadores de productos básicos, la contracción o el debilitamiento de la producción de las industrias extractivas frenó el crecimiento durante 2017. La moderación de los precios del petróleo y la maduración de los yacimientos petrolíferos afectaron a Colombia, las huelgas redujeron ampliamente la producción minera en Chile a principios de año, y la incertidumbre política rezagó el crecimiento de Chile y Perú. Las grandes inundaciones a principios del año incidieron negativamente en el crecimiento del Perú. En 2017, México amplió su economía ligeramente más de lo previsto, en un 1,9 por ciento. El consumo privado se mostró resiliente gracias a las condiciones saludables del mercado laboral, aunque se estima que la inversión se contrajo. Daños de infraestructura y reducción del turismo relacionados con los huracanes causaron graves impactos económicos en muchos países del Caribe durante la segunda mitad del año, por lo que se estima que el crecimiento de esta subregión se redujo a 2,3 por ciento, en comparación con el 3,3 por ciento que se preveía en junio. Perspectivas: Se espera que el crecimiento de la región se acelere a un 2 por ciento en 2018 y un 2,6 por ciento en 2019. De acuerdo con las previsiones, el fortalecimiento del consumo y la inversión privados, especialmente en países exportadores de productos básicos, impulsarán el crecimiento. En Brasil, se espera que el crecimiento repunte al 2 por ciento este año, a medida que las mejoras de las condiciones laborales y la baja inflación impulsen el consumo privado, desaparezcan los efectos residuales de la recesión y las condiciones de política respalden más la inversión. Se prevé que Argentina crecerá un 3 por ciento con la ayuda de la inversión en infraestructura. Los esfuerzos de recuperación tras las inundaciones, realizados a principios de 2017, deberían impulsar el crecimiento en Perú, que podría aumentar al 3,8 por ciento este año. Se anticipa que Colombia alcanzará un 2,9 por ciento de crecimiento debido al consumo privado, la recuperación del crecimiento de las exportaciones y reformas estructurales para mejorar la competitividad. Según las estimaciones, Chile crecerá un 2,4 por ciento, debido a que el aumento de los ingresos disponibles, las exportaciones de la minería y las condiciones financieras respaldarán el aumento del consumo y la inversión. El crecimiento de México se pronostica que repuntará al 2,1 por ciento en 2018 y al 2,6 por ciento en 2019 debido a una recuperación en las inversiones, a medida que se diluya la incertidumbre en torno al futuro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y al resultado de las elecciones presidenciales de julio. La reconstrucción tras el paso de los huracanes en el Caribe debería permitir una recuperación del crecimiento en esta subregión y llegar a un 3,5 por ciento en 2018. Riesgos: El crecimiento de la región está sujeto a considerables riesgos de desaceleración. La incertidumbre política en países como Brasil, Guatemala y Perú podría frenar el crecimiento. Las perturbaciones generadas por desastres naturales, efectos secundarios negativos provenientes de alteraciones en los mercados financieros internacionales o un aumento del proteccionismo comercial en Estados Unidos, además de un mayor deterioro de las condiciones fiscales de cada país, podrían perjudicar el crecimiento de la región.  Fuente: Banco Mundial. e = estimación; f = pronóstico. Las previsiones del Banco Mundial se actualizan frecuentemente con base en nueva información y en circunstancias mundiales cambiantes. En consecuencia, las proyecciones aquí presentadas pueden diferir de las contenidas en otros documentos del Banco, aunque las evaluaciones básicas de las perspectivas de los países no difieran significativamente en un momento dado. a. El Producto Bruto Interno (PIB) se basa en el ejercicio económico que va de octubre a septiembre del año siguiente.                                  
Global Economic Prospects: Latin America and the Caribbean
Broad-Based Upturn, but for How Long? Recent developments: Growth in Latin America and the Caribbean was an estimated 0.9 percent in 2017 after two years of contraction. Stronger-than-expected growth in Brazil was offset by a deeper-than-anticipated recession in República Bolivariana de Venezuela. Private consumption was the main contributor to activity in the region, while shrinking investment detracted from growth for the fourth consecutive year. Brazil is estimated to have grown 1 percent following a deep two-year-long recession, supported primarily by recovering private consumption. Retail trade and industrial production growth in Brazil has picked up, despite a contraction in construction, while consumer confidence was stable and labor market conditions improved. Argentina recovered from recession and expanded at an estimated 2.7 percent rate, driven by a strong rebound in investment and rising private consumption. In a number of commodity-reliant countries, weak or contracting production in extractive industries held back growth in 2017. Subdued oil prices and oil field maturation affected Colombia, labor strikes reduced mining output sharply in Chile early in the year, and policy uncertainty was a drag on growth in Chile and Peru. Major floods early in the year set back Peru’s growth. Mexico expanded by a slightly stronger-than-expected 1.9 percent in 2017. Private consumption was resilient thanks to a healthy labor market, while investment is estimated to have contracted. Hurricane-related infrastructure damage and reduced tourism had a severe economic impact on several Caribbean countries in the second half of the year, and growth for the Caribbean sub-region is estimated to have moderated to 2.3 percent, from 3.3 percent expected in June. Outlook: Growth in the region is expected to accelerate to 2 percent in 2018 and to 2.6 percent in 2019. Strengthening private consumption and investment, particularly in commodity-exporting countries in the region, are anticipated to enhance growth. In Brazil, growth is expected to pick up to 2 percent this year, as improving labor conditions and low inflation support private consumption, the residual effects of the downturn fade, and policy conditions become more supportive of investment. Argentina is expected to grow by 3 percent with help from infrastructure investment. Recovery efforts after floods in early 2017 should drive growth in Peru, which is expected to accelerate to 3.8 percent growth this year. Colombia is expected to move ahead to 2.9 percent growth thanks to private consumption, recovering export growth, and structural reforms to enhance competitiveness. Chile is forecast to advance by 2.4 percent as rising disposable incomes, mining exports, and financial conditions support consumption and investment growth. Growth in Mexico is forecast to pick up to 2.1 percent in 2018 and 2.6 percent 2019, due to a recovery in investment as uncertainty around the future of the North American Free Trade Agreement and the outcome of July presidential elections fades. Post-hurricane-related reconstruction in the Caribbean should allow growth in the sub-region to recover to 3.5 percent in 2018. Risks: Growth in the region is subject to considerable downside risks. Policy uncertainty in countries including Brazil, Guatemala, and Peru could hinder growth. Disruptions from natural disasters, negative spillovers from international financial market turbulence or a rise in U.S. trade protectionism, and further deterioration of domestic fiscal conditions could all set back the region’s growth.  Source: World Bank. Notes: e=estimate, f=forecast World Bank forecasts are frequently updated based on new information and changing (global) circumstances. Consequently, projections presented here may differ from those contained in other Bank documents, even if basicassessments of countries’ prospects do not significantly differ at any given moment in time. a. GDP is based on fiscal year, which runs from October to September of next year.
Post Selected Items to:

Showing 10 items of about 16000

home  •   advertising  •   terms of service  •   privacy  •   about us  •   contact us  •   press release design by Popshop •   © 1999-2018 NewsKnowledge